A Denisse

Fue simple, a plena vista, solo voltee como si fuese predestinado mirar sus grandes ojos envueltos en esos tan peculiares lentes circulares, debo confesar que había hecho tanto para solo sentirme lo suficientemente austero y no regatear un alma mas, pero que mas imposible tarea si al darme la mano fue como haber encontrado alguna quimera entre las voces funestas de la voluntad.

-Hola, soy Gerardo, mucho gusto

Tanto que pueden decir de mi y como suelo ser en la frivolidad, que llega, pega y se va, no importo al mas mínimo rumor, y que si bien nací años tarde, la trampa de aquel encuentro podría ser todo lo que siempre quiso usted, llegar a cientos de mundos solo para poder verla centelleante en cada paso solitario, pronunciar aquellas palabras que solo se puede decir en una completa perdición, solventar los astros en los bolsillos para ofrecerle en cada encuentro.

Como olvidar la timidez de su mirada, sentí que podría construir puentes con solo pedirlo o convertir los caminos asfálticos en bosques con finas lineas de pasos para cruzar mas allá del sol en bicicleta.

Seré sincero, estoy acostumbrado ya a la crueldad de múltiples dudas, y si llego por azar a su invitación a aquel ritmo turbulento, remontado a piezas de composición áurea, y siendo tan efímeros en el reloj fueron los 2 minutos mas largos que pude experimentar.

28 años son tan pocos para vivir esperanzado y 22 años son una eternidad por apenas tomar su mano y verla bailar, y si aun así lo pagase con creces, ya no era mi decisión ahuyentar al fin los problemas de aquellos amores tan orgullosos, porque usted tan vivaz como las águilas en pleno vuelo y yo tan nauseabundo como gusano en el lodo, estaba dispuesto a dar el alma en cualquier momento y bien por la naturaleza podría irse volando en pos de su libertad y no dejar de devorar el mas pequeño trozo de amor.

El palpitar acelerando y la vista corta desviada, sabría si era buena forma el esperar a que cambiara la historia, y si mi confusión no era mas que una oculta ilusión?.

Aun así la voy a recordar, quizá hasta que se esfumen los fantasmas de sus ojos o deje de cazar las mariposas en los rizos de su corto cabello, incluso hasta que mi canto acabe, la podre recordar aunque jamas la vuelva a ver.

A Denisse…

Anuncios

Dime que piensas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s